IAIDO – KENJUTSU – KENDO

Kendo

Desde el primer palo o hueso, las primeras armas de piedra y más tarde las de metal, las armas han evolucionado y con ellas la forma de utilizarlas pasándose de los movimientos puramente instintivos a unas técnicas complicadas y estudiadas que permitan el ataque y la defensa con las mayores garantías de éxito posible.
El kendo o esgrima japonesa surgió a partir de la evolución natural de las técnicas del uso del sable. Al igual que la esgrima occidental no apareció de pronto ni fue desarrollada por una o varias personas en particular, sino que, a lo largo del tiempo, se fue perfilando a partir de experiencias en combate.

Lógicamente, existieron personas que crearon escuelas y escribieron normas que reglamentaban la utilización del sable, y todo ello unido fue componiendo la técnica hoy denominada kendo y que en un principio se denominó kenjutsu o arte del sable (ken-sable,jutsu-arte), pero que más adelante, con su evolución y el añadido de componentes místicos y filosóficos, paso a denominarse kendo o vía del sable.

Antes de seguir adelante, haremos notar que para entender el espíritu del kendo en profundidad hay que tener en cuenta que en Japón el sable ha representado algo más que un simple instrumento de muerte, hallándose muy enraizado en las tradiciones místicas y espirituales niponas.

Las diferencias entre el kendo y la esgrima son importantes. En occidente, las armas (espada, florete o sable) se sujetan con una sola mano y el cuerpo se coloca en posición ladeada para presentar el menor blanco posible al adversario. A diferencia de Occidente , en el kendo se sujeta el sable con las dos manos y la posición de los combatientes es frontal, teniendo los golpes de punta un papel secundario. Se trata de dar el menor número de golpes posible, ser capaz de acabar con el adversario con un solo movimiento rápido, preciso y definitivo. A ello estaba dirigido el entrenamiento del kenjutsu en los tiempos en que dominar el sable era cuestión de supervivencia y no un mero deporte.

Las diferentes mentalidades se dejan sentir también en los ataques y defensas, pues no hay que olvidar que tanto las técnicas de la esgrima como la del kendo surgen de experiencias en combates auténticos de pueblos con características muy diferentes tanto en el terreno mental como en el físico.

Las armas han sido creadas por el hombre como un utensilio que viene a cubrir una necesidad concreta: la defensa y el ataque, en principio contra los animales, pero que más tarde acabaría usando contra sus semejantes.

Con el paso del tiempo, las armas se perfeccionan y especializan, diferenciándose las utilizadas para la caza de las que son para la guerra.

De esta forma llegamos a una de las armas más utilizadas durante siglos por los hombres en sus luchas cuerpo a cuerpo: el sable.

Al principio, el aprendizaje del kenjutsu se hacía con sables auténticos y sin protecciones, lo cual lo hacía peligroso. No era raro que durante las prácticas o la realización de las katas, los practicantes, maestros y alumnos sufrieran heridas que en ocasiones eran de consideración.

Así, varios maestros de la época Edo(1603-1867), entre los que estaban Toranishi Kanshin y Ono Tadake, empezaron a utilizar una armadura que protegía a los rivales. Esta armadura estaba inspirada en las utilizadas por los Samuráis, y constaba de un casco y otras piezas de cuero, metal y bambú, que protegían cabeza, pecho, costados y brazos. Esta coraza fue poco a poco perfeccionándose hasta llegar al actual equipo, que consta de un casco protector para la cabeza (men), consistente en una máscara de enrejado de hierro con faldones a los lados fuertemente acolchados y protección rígida para la garganta. El peto (do), de gran dureza y que suele tener bambú por fuera o por dentro y
protege al tronco. Una faldilla corta (tare) acolchada y que cubre el bajo vientre y caderas, y las manos y muñecas protegidas por unos guantes (kote) gruesos y acolchados.

KendoEl maestro Ono había inventado también un sable hecho de bambú (shinai), que algo perfeccionado es el utilizado hoy en competición y entrenamiento.

Fue uno de los alumnos del maestro Ono, llamado Chuta Nakanishi, quién alrededor de 1750 desarrolla los kote y perfecciona el shinai.

El mismo Nakanishi funda una escuela donde utiliza estos accesorios, logrando espectaculares resultados entre sus alumnos, pues con la armadura y el shinai es posible golpear y atacar sin temor a las heridas, lográndose velocidad y técnica en corto tiempo. Este éxito hace que poco a poco las demás escuelas de Japón adopten el shinai tras algunas reticencias.

El shinai es un sable compuesto por cuatro cañas de bambú unidas en su extremos por dos piezas de metal, una pequeña en la punta y otra mayor en el mango, unidas y tensadas por un cordón. Lleva además una guarda o tsuba de caucho de forma circular.

El hecho de estar formado por cuatro lamas se debe a la necesidad de restarle potencia en el golpe y, por tanto, hacerlo menos peligroso. Con ello, además se le hace más flexible y al mismo tiempo, por su sonido, el árbitro de un combate puede estimar la bondad y limpieza del golpe.

Las medidas y pesos reglamentarios de los shinais son:

  • Infantiles: menos de 112 cm de largo y de 375 a 450 g de peso.
  • Juveniles: menos de 115 cm de largo y de 450 a 485 g de peso.
  • Adultos: menos de 118 cm de largo y de 485 g de peso mínimo.

Bajo el equipo protector, el practicante de kendo viste una hakama o falda-pantalón muy amplio, con pliegues, y un kendogui o chaquetilla similar a las de judo, pero de un tejido más ligero. En la cabeza, bajo el men, se coloca un pañuelo de algodón.

Bogu

Por último, para las katas se emplea un sable de madera dura llamado bokken, de forma y tamaño similar a la katana.

:::::::::::

Iaido

Iai-do, es la vía de la anticipación a todas las situaciones. Exteriormente, es el arte de desenvainar el sable, esto puede parecer a primera vista sencillo, pero es sumamente complicado, ya que además de proyectar el sable, es preciso también desenvainar y envainar sin mirar la vaina en ningún momento.

En japonés, el vocablo “I” significa “ser”, y “AI” significa unión, por lo que podríamos traducir IAI-DO como “la vía de unión con el ser”.

Clases de Iaido y Kendo en Valladolid

En IAI-DO no existe el combate deportivo, pues al realizarse los entrenamientos con verdaderas espadas cortantes, cada combate se convertiría en un duelo.

IaidoEn los entrenamientos se practican los katas (formas), los cuales son una serie de movimientos establecidos por la escuela tradicional que se esté practicando desde hace siglos, ordenados en espacio y tiempo. Cada gesto, cada respiración, están perfectamente delimitados. El IAI-DO desarrolla enormemente la visualización. Uno debe “ver” y “sentir” ese gran peligro, sin alterarse. Es preciso ver acercarse la espada del adversario, y adelantarse a ella. Nuestro estado de conciencia debe quedar tranquilo. La concentración debe ser perfecta, nada debe perturbar nuestro espíritu.

“El sable debe salir como una fuente, al principio lentamente, solo una pequeña parte del filo es visible, después todo nuestro entorno estalla, y el sable corta, una, dos, tres veces. Al final, el sable debe volver a su funda, al principio rápido, después muy lentamente, coincidiendo cada movimiento con nuestra respiración. En el momento que el aire se acaba en nuestros pulmones, el sable queda enfundado completamente.

Toda batalla comenzada ha de ser ganada, aunque esa batalla esté solo en nuestro interior.”

Texto extraido del libro ” Samurai-La Vía del Sable”
Escrito por Carmelo H. Rios
Editado por: EDITORIAL ALAS

LUGARES DONDE SE IMPARTEN CLASES DE IAIDO Y KENDO EN VALLADOLID


DOJO ALMERÍA (IAIDO Y KENDO)

Miércoles de 19:30 h. a 21:00 h.

C/ Almería, 10 – Valladolid – Plano

+ Información en jmcollado.com


DOJO KANAZAWA (IAIDO)

Sábados de 11:00 h. a 13:00 h.

C/ Juan Agapito y Revilla, 5 – Valladolid – Plano

+ Información en jmcollado.com

Seitte Iai – Los 13 Katas