Despertarse con el gallo y empuñar la espada

Este es un libro de la Tradición Marcial, que por primera vez se ha traducido y presentado al público (en forma parcial) por medio de la Editorial EDAF de España, y gracias al esfuerzo de los practicantes de la tradición.

El texto de la Espada de la Vida es un texto militar que se ocupa del desarrollo específico de esta arma, así como de su práctica y disciplina; pero al mismo tiempo sienta las bases de un sistema filosófico coherente y completo. Haciendo una analogía entre el Espíritu y la Espada, y entre la Batalla y el Perfeccionamiento Interior, muestra el proceso por medio del cual el hombre se refina, se prueba y trasciende su destino.

 

Samurái. La historia de Miyamoto MusashiLa Espada de la Vida

El destino del Espíritu verdadero del hombre

es como la creación y el destino de la Espada.

Puede ser magnifico o terrible,

y de la misma forma que la Espada,

Pasa por cuatro etapas:

el refinamiento, la forja, el temple y la prueba.

 

El hierro esta en las entrañas de la tierra.

Es extraído para formar una Espada.

Acaso puede decirse que el hierro es impuro en sí mismo?

No es así: el hierro es un metal puro.

 

Pero al ser extraído de la tierra,

se encuentra mezclado con materia inservible,

y tiene que ser depurado para poder usarse.

Esto es el Refinamiento.

No es esto semejante al espíritu del hombre

que, aun siendo puro, se halla contaminado

por innumerables cosas del mundo?

así, igual que el metal, debe ser refinado

y liberado de lo impuro.

Cuando la hoja del metal ha sido completada

y puesta en la empuñadura, debe probarse en batalla.

Acaso puede decirse verdadera sin haber sido probada?

No es así: si la Espada es usada para exhibirse

o colgada en una pared, no será más que un adorno inútil.

La función para que fue creada es la pelea.

Esta es la prueba de su valor.

No es esto como el espíritu del hombre,

que se manifiesta en su mayor esplendor

cuando afronta la adversidad más grande?

así, su destino es probarse en la Batalla

y hacerse digno de su largo proceso de creación.

Si la Espada es empuñada para oprimir y dañar,

entonces el esfuerzo del forjador habrá sido vano.

 

Si la Espada es empuñada con honor y justicia

habrá cumplido su misión más alta,

y después de la fatiga de la batalla,

podrá regresar al fin a su funda, en digno silencio.