El verdadero grado

De nuevo debemos encontrar la correcta dirección. Un día Confucio fue invitado a un concurso de arquería. Legado al final quedaban dos finalistas, ambos grande maestros arqueros. El objetivo fue colocado a una distancia nunca colocada anteriormente, y fueron invitados a alcanzar el objetivo con sus flechas. El primer arquero disparó y la flecha voló sobrepasando el objetivo. El segundo arquero disparó y su tiró quedo un poco corto respecto al objetivo. Después de deliberar durante unos minutos, los jueces decidieron nombrar campeón al arquero que había sobrepasado el objetivo. Obviamente, su disparo había sido mucho mas fuerte. En este punto , Confucio interrumpió diciendo “ ambos arqueros han perdido, el objetivo del torneo es alcanzar el objetivo, sobrepasar el objetivo es tan mal tiro como no llegar al objetivo”.

En mayor parte, creo que los estudiantes no se entregan suficientemente duro en el entrenamiento, pero también veo a algunos que entran fanáticamente y también desperdician su entrenamiento. En Zen hay un termino “el hedor del Zen”. Un monje o practicante de Zen esta en el mal camino si pone demasiado énfasis en llegar a gran maestro.

Cuando un monje Zen intenta mucho ser un monje Zen es lo que se llama “el hedor del Zen”. Creo que debíamos crear el “hedor del artista marcial”. Si el aspecto espiritual de las artes marciales no es dialogo espiritua, movimiento espiritual, conducta espiritual, entonces ¿que es? Esta en dios, en la naturaleza o el Universo, o en un misterioso poder . ¿Hay alguna formula mágica?, El entrenamiento espiritual no es parte del otro mundo y muchas veces no proviene del cielo o de los Dioses. En artes marciales, el entrenamiento real es sudor y sangre nada mas. El aspecto espiritual es la realidad de nosotros mismos en este mundo, in nuestra existencia. Algunas veces es como el cielo y otras como vivir en el infierno.

Para entender el aspecto espiritual del entrenamiento, nosotros debemos mirar cada acción en nuestra vida diaria, de un momento a otro. Un maestro de Zen dijo “ la esencia de uno mismo hace de uno mismo la esencia.”

Un día un monje pregunto a su maestro ¿cual es la esencia de la practica? El maestro dijo “ ¿de donde acabas de venir? , de la comida, maestro” replicó el monje. “entonces ve lava tu tazón“ le ordenó el maestro. En otras palabras el entrenamiento espiritual es el mas mínimo detalle, acción que realizamos todos los días. Un gran maestro llego a la iluminación cortando madera.

Como siempre, y de nuevo, debemos de tener cuidado si ahora pensamos que nuestras confusas, caóticas, desordenadas vidas, serán nuestra espiritualidad, estaremos tristemente equivocados. Pero dentro de estas vidas deberemos de buscarnos y tratar de encontrar nuestro verdadro y original ser. Este es el propósito de nuestro entrenamiento, mantener nuestra brújula en la dirección Correcta.

Mas a menudo de lo que pensamos, nuestro entrenamiento espiritual, no es lo que pensamos que es. De echo la mayoría de las veces llega en los lugares mas insospechados.

Unos años atrás, después de una gran demostración, la gente me preguntaba cosas de este arte marcial, y cuando estaba preparado para irme, se acerco un hombre anciano y me pregunto por favor cuéntame algo mas del Aikido. Yo pensamos que era otra persona mas de las que había visto la demo, por lo que comencé a hablarle de ciertas técnicas, en su ejecución, etc pero el hombre me paró y me dijo “no, no estas confundido, Aikido es la vía ” Yo estaba avergonzado, sorprendido y sin poder decir palabra, y antes de que pudiera reaccionar y poder darle una explicación más adecuada del Aikido o simplemente disculparme, el desapareció entre la gente.

Aunque yo creo que nuestro arte marcial esta basado en la practica diaria ,a menudo pienso en este hombre mayor y me pregunto si no sería una señal divina para darme toda una lección espiritual.