¿Qué es el AIKIDO?

Quizá haya tantas respuestas a esta pregunta, como personas que la contesten. El Aikido se convierte en algo tan personal que las formas de definirlo son ilimitadas.

Aun así vamos a rescatar las palabras del actual Doshu, Moriteru Ueshiba, sobre el tema. Creo que son interesantes sus aportaciones sobre el tema como máximo exponente de la AIKIKAI (fundado por O´Sensei).

————–

El AIKIDO como arte marcial

Aikido es un sistema que driva de las tradiciones marciales de Japón. Las artes maciales que han preservado su tradición intacta, tal y como era en el pasado, se conocen como Kobudo. El fundador del Aikido, Morihei Ueshiba, se entrenó en muchos sistemas de artes marciales tradicionales y luego desarroolló el Aikido, un sistema completamente nuevo. Mohihei reunió los mejores aspectos de los viejos sistemas y creo un arte marcial para el futuro, un Budo moderno situado en el contexto de la sociedad contemporánea.

Existen otras artes marciales modernas, como el Judo, el Kendo, y el Karate-Do, y todas ellas se basan en la competición y contienen elementos deportivos. Pero el Aikido no se somete a la competición organizada y otorga importancia primordial al desarrollo espiritual del individuo y a la responsabilidad social. Quizá, la característica más destacable es que el Aikido preserva los mejores aspectos del pasado dentro del marco de las condiciones sociales actuales y se convierte, así, en un Budo puro, moderno e universal.


El AIKIDO como método de entrenamiento

Puesto que en el Aikido no existen competiciones organizadas, en él la formación espíritu individual es lo más importante. El fundador, O´Sensei, dijo: “Nunca cesen de forjar la mente y el cuerpo para refinar el carácter a través del entrenamiento: éste es el primer principio”. En el Aikido forjamos el cuerpo y la mente, desarrollamos un espíritu inquebrantable, extraemos lo mejor del espíritu humano y entrenamos continuamente. Éste es el poder del desarrollo espiritual.

El objetivo del entrenamiento en Aikido es armonizarse con la naturaleza, integrar cuerpo y mente, manifestar la bondad interior de uno mismo, activar el poder espiritual y permanecer en un estado del ser seguro e imperturbable.

(CONTINUARÁ…)