~REIKI~

REIKI es un término japonés que significa Energía Universal de Vida. Es una técnica de transferencia de energía curativa. Los componentes de esta palabra tienen como definición en el alfabeto japonés rei (Universal, sin limites) y ki (Energía vital).

No es una religión.
No se requiere ninguna condición especial para su uso; se activa mediante una iniciación, llamada asimismo armonización, (realizada por un Maestro) en la que el estudiante es capacitado para canalizar esta Energía.
El practicante es un conductor de esta Energía, no usa su energía vital, por lo que nunca sé vera privado de esta durante su practica.
Este método tiene la posibilidad del auto-tratamiento.
¿Cómo funciona?
Es la clásica pregunta que se hace muchas personas, se debe aclarar que el cuerpo por sí solo tiene los mecanismos para auto curarse, el problema viene cuando este proceso en algunos momentos de la vida esta en malas condiciones (por causas diversas) y no tiene la capacidad de funcionar, o a disminuido ésta notablemente. Comento esto porque la terapia con Reiki implica que el mecanismo que posee todo cuerpo funcione correctamente o al menos al máximo de la capacidad que este cuerpo posea en ese momento de su existencia, ¿de qué manera? Simplemente haciendo que este en armonía y en equilibrio, estos dos parámetros son esenciales para que el cuerpo empiece a trabajar en su autocuración.
A este proceso hay que añadir la propia Energía que aporta el Reiki, cuya frecuencia de vibración es muy alta y que permanece trabajando en el cuerpo del paciente por un periodo aproximado de 24 horas.
¿Que más se puede esperar del Reiki?
Es otra pregunta frecuente. Con la practica del Reiki se puede ir incrementando el nivel de conciencia, aumentar o variar la percepción de la realidad que nos rodea, en definitiva, aumentar nuestro crecimiento personal de forma tan natural que sólo nos percataremos del cambio cuando nos analicemos o nos lo digan las personas que habitualmente nos rodean en nuestra vida cotidiana, esto bastaría para indicarnos que el cambio es sutil, suave y natural como la propia evolución.